Estrategias para fomentar la lectura y la competencia lectora

Foto de niño aprendiendo creado por pressfoto – www.freepik.es

Este año he vuelto a trabajar con mis alumnos distintas estrategias para fomentar el interés y la animación a la lectura, con el objetivo final de asentar una base lectora en las asignaturas “Literatura y Educación” de 4º de grado de Educación en Primaria, así como Cuento y Poesía en 2º de grado de Educación Infantil y Lectura, Escritura y Literatura Infantil en 4º del mismo grado.

Como bien señalan recientes estudios y artículos de pedagogos y profesores, las dinámicas de lectura han cambiado en los últimos años. Los jóvenes cada vez tienen menos interés por la literatura y resulta complejo que adquieran motivación por la lectura. Según un Informe de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (ver aquí), ahora leen todos los días, pero eso no quiere decir que lean libros, más bien se trata de mensajes de texto o publicaciones breves en aplicaciones de Redes Sociales, como Instagram o Twitter, además de que se comunican a menudo por WhatsApp. Incluso, afirman que utilizan cada vez más dispositivos electrónicos, sobre todo el smartphone, frente al libro tradicional en papel.

El mayor problema al que nos enfrentamos los profesores de literatura de distintos niveles es su desinterés por la literatura en general, especialmente por los clásicos. Muchos de los jóvenes aseguran que no se sienten motivados para leer textos de otras épocas y se muestran reacios ante el esfuerzo que conlleva. Por un lado, hay una “escasa tolerancia hacia el esfuerzo cognitivo” (Informe de Jóvenes y Lectura, FGSR, pág. 85); por otro, tienen cada vez más estímulos externos que los alejan del interés por la lectura. Por ello, he diseñado distintas estrategias y dinámicas para que rompan sus prejuicios sobre la complejidad de leer poesía o una novela clásica y se acerquen con más interés y confianza a la lectura.

Escritores en Redes Sociales

Cada alumno debe elegir un autor o autora que le guste y crear una cuenta de Instagram o Twitter para, por un lado, homenajear a ese escritor o escritora, y por otro, ir creando contenidos como si fueran dicho autor. Por ejemplo, si alguien se hace pasar por Gloria Fuertes, deberá publicar, al menos dos entradas a la semana, con pequeños textos biográficos y algunos textos literarios de la autora (Ver Presentación de la actividad).

Esta actividad permite:

  1. Organizar contenidos.
  2. Argumentar ciertas ideas y opiniones.
  3. Interactuar con compañeros sobre sus publicaciones, fomentando hilos y debates.
  4. Fomentar el respeto digital.
  5. Indagar, buscar información y filtrar datos para elaborar los perfiles de cada escritor/a.
  6. Autorregulación, ya que hay que filtrar toda la información y reelaborarla para cada publicación y tener una estrategia temporal, pues se realizan dos publicaciones semanales durante tres meses.

Veamos un ejemplo de un alumno que crea una cuenta de Miguel de Cervantes en Instagram:

Análisis de canciones

Otra de las actividades que más suele gustar a mis alumnos es analizar canciones de grupos de pop, rock y rap actuales, abordando la métrica, rima, figuras literarias e interpretación. Yo propongo algunos artistas, como Antonio Vega (siempre me parece necesario que conozcan algunos “clásicos”), hasta Rosalía o Rigoberta Bandini. Ellos pueden elegir también otras canciones. Por un lado, ellos perciben que hay un interés del docente por conocer sus gustos; por otro, comentan y analizan esos textos con interés, lo que les entrena para después abordar otros textos poéticos, ya sean de Lope de Vega o Federico García Lorca. Entre los aspectos que solemos analizar, destacan la rima (asonante, consonante y sin rima), la métrica (donde se diferencia entre verso libre, poema en prosa o formas clásicas como el romance), las figuras literarias y la interpretación del texto. Normalmente, se dan cuenta de que algunas canciones son susceptibles de analizarse al mismo nivel que un poema y les suele sorprender la profundidad que algunos textos pueden llegar a alcanzar.

Club de Lectura

Una de las actividades que tiene más éxito. Se trata de formar grupos de al menos 4 o 5 estudiantes para que lean un mismo libro y después se comenta un día concreto (normalmente yo les doy un mes para que lo lean), siguiendo un guion que les facilito, para comentar dicho libro (que puede ser novela, libro de relatos, novela gráfica o ensayo) de una manera más ordenada y profunda, fomentando asimismo la comprensión y competencia lectora (comentamos aspectos como lenguaje, tipos de narrador, personajes, espacio-tiempo y tema). La lista es cerrada, pero el hecho de que ellos puedan elegir un libro entre ocho o diez siempre facilita su incursión en la actividad. Procuro buscar libros actuales, que, por un lado, me parezcan “literarios” (es decir, de los que dejan un poso y nos hacen pensar) pero también intento adaptar esas lecturas a sus edades e intereses. Evidentemente esto implica que el profesor lea asiduamente y esté actualizándose continuamente en cuanto al panorama literario, pero cada uno puede elaborar listas muy diferentes en función de distintos intereses. El resultado suele ser muy satisfactorio, los alumnos debaten sobre el libro elegido, opinando y escuchando a los compañeros, y finalmente, más allá de si les ha gustado o no, se enriquece su visión de ese libro, gracias a los contrastes, matices y puntos de vista. Es importante resaltar que el hecho de comentarlo entre los compañeros, permite un aprendizaje mucho más horizontal, ya que el profesor interviene lo menos posible y al hablar de tú a tú entre compañeros, les motiva mucho la actividad.

Literatura y lenguajes audiovisuales (cine, cómic y videojuegos)

Precisamente, llegar a la literatura desde su comparación con otros medios artísticos suele enriquecer su análisis, pero también, aunque parezca lo contrario, puede motivar más a los alumnos para leer, porque evidencian las relaciones y homenajes que hay entre distintos lenguajes y se dan cuenta de la importancia que tienen muchos textos literarios en los que se basan para realizar películas o videojuegos. Muchos conocen películas del Estudio Ghibli y en especial de Hayao Miyazaki sin pararse a pensar en la relación entre El viaje de Chihiro y los cuentos tradicionales y el folklore; o, por ejemplo, que Ponyo en el acantilado, del mismo director, es una versión de “La sirenita” de Hans Christian Andersen. Otro ejemplo que solemos trabajar en clase es el cortometraje de animación La casa de los pequeños cubos, donde abordamos el lenguaje cinematográfico, así como los elementos poéticos que contiene. 

En el caso de los videojeugos, cada vez hay más conexión con la literatura y la tradición cultural. Uno de los últimos ejemplos es Hades, que está basado (y muy bien fundamentado) en la cultura grecolatina, lo que proporciona un acceso cultural y lingüístico a determinadas cuestiones de la época clásica. También hay videojuegos que tematizan relaciones sociales y sentimentales desde la perspectiva de los adolescentes, como la saga Life is Strange, de la misma manera que lo pueda hacer una serie o una novela. Asimismo, hay espacio para propuestas más poéticas, que puede llevarnos a interpretar la historia de una manera más personal como en los títulos GRIS, RiMe o Inside.

El cómic y la novela gráfica también les permite abordar otro tipo de lectura más elíptica, donde se da gran importancia a las ilustraciones y al lenguaje secuencial. Desde Persépolis, hasta Ghost World o Arrugas, los alumnos acceden a la lectura de una manera más lúdica y menos ”pesada”.

Otras propuestas

Siempre hay actividades que fomentan y motivan la lectura, y algunas se vienen haciendo desde hace décadas. Destaco estas propuestas:

  • Cada alumno elige un libro y lo presenta al resto de la clase (lo harían todos los alumnos a lo largo de todo el curso).
  • Intercambio de libros (ya existen actividades similares como bookcrossing).
  • Representación teatral a partir de un cuento o novela. 
  • Creación de un cómic o cortometraje a partir de un poema o texto narrativo.
  • Creación de una canción basada en un libro o escritor.
  • Comentarios de textos clásicos (algo que no les suele gustar, pero que, indudablemente, es importante para profundizar en la lectura). Hay adaptaciones magníficas para los niños de Primaria, como las de Rosa Navarro Durán.

Por último, me gustaría hacer hincapié en la importancia de escribir, pues de igual manera que todos hemos aprendido lectoescritura integrando lectura y escritura, considero que algo similar deberíamos seguir practicando a medida que nos vamos haciendo mayores. Si el estudiante practica la escritura, trabaja la cohesión textual, aprende lo que es argumentar y cuida la expresión y la ortografía, además de que obtendrá una base para desarrollar sus propias ideas, asumiendo una capacidad crítica, algo que un lector competente debe tener. En este sentido, escribir y leer se complementan y proporcionan una capacidad cognitiva más alta y madura. Pueden implementarse estas estrategias que he comentado con la realización de un diario de aprendizaje, donde se acostumbran a reflexionar sobre su proceso de aprendizaje, o con un simple diario o un blog, donde siempre podrán plasmar sus reflexiones y argumentaciones sobre aquello que leen, además de incorporar contenidos sobre sus propios intereses.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: